Una Historia Sin Final: “El abogado del amor”

0
233

Estaba caminando por el rumbo que está repleto de secretos, repleto de paredes que han sido testigo de diversos estados de ánimo que manejo como cualquier otra persona. La calle se ve más larga de lo normal, las paredes llenas de pintura que antes notaba como simples rayones que catalogaba como vandalismo, hoy me hacen sentido y pude comprender que cada calle, cada pared, cada rincón hay una historia que pide ser contada, comprendí que en el barrio los muertos jamás se van y resucitan en forma de grafiti y eso pasa con cada persona, todos somos un libro repleto de historias que quizá no deben de ser leídas ni contadas pero que en cada paso, en cada siguiente página que demos, siempre habrá un capítulo anterior.

En mi viaje mental me percaté que estaba justo en frente de la casa del señor Rivera, una casa enorme pero con un aspecto tenebroso, a lo lejos la casa deslumbra pero por lo oscura que es y en cada mirada que se le dedica a la vivienda, uno puede sentir una frialdad en el cuerpo que difícilmente se puede describir.

La leyenda cuenta que el señor Rivera es una persona que quedó totalmente loco, nadie sabe el verdadero motivo de su demencia pero entre voces se dice que se le apodó: “El abogado del amor” y eso fue porque se casó cuatro veces y se divorció cinco, los cuatro primeros divorcios fue con todas sus ex esposas mientras que el quinto juicio fue contra el amor.

Las personas se burlan del hombre dado que en el cuarto juicio al momento de perderlo, perdió más que a su esposa, perdió absolutamente todo excepto la casa en donde creció que con el tiempo se deterioró hasta el punto de ser irreconocible.

En ese mismo juicio, Rivera se arrodilló y mientras su abogado le decía que podían tomar otras cartas sobre el asunto, él sólo le dijo que no valía la pena, que en realidad ya había perdido el juicio más importante que era contra el amor.

La gente cercana dice que José Rivera no quería casarse por cuarta vez, afirman que sentía una sensación de que iba a ser una pérdida de tiempo, dinero y esfuerzos que sólo lo llevarían a la agonía.

En el último juicio se arrodilló para que en un arrebato de impotencia se levantará para decir que el amor le había ganado el quinto y último juicio, después de ese ya no habría más.

En el barrio se dice que desde ese entonces ven al señor Rivera una o dos veces al año, que es un hombre perdido que cayó en el alcohol y las drogas y que eso fue lo que lo llevó a la demencia y exilio que decidió tener desde ese entonces.

No quiso ayuda profesional, no quiso medicinas ni doctores que le ordenaran que hacer, en cambio durante más de 30 años, se ha quedado en la casa más tenebrosa y descuidada que se puedan imaginar para así poder deteriorarse poco a poco al igual que su morada.

Eso es una leyenda nada más pero en mi llega un vago recuerdo, yo jugaba en en la calle que daba justo a su casa y un día a mis amigos y a se nos ocurrió escabullirnos a su campo y jugar futbol. Nada extraño pasó, excepto que una distracción se nos fue el balón y nadie se animó a pasar al pie de su casa y entre la organización para saber quién iba por loa bola, la pelota regresa y en el aire se entona un –“Váyanse de mi casa”.

Todos corrimos pero la curiosidad me ganó y volteé para ver a aquel “Abogado del amor” y pude observar que era una persona con aspecto muy descuidado, cabello largo, uñas negras por la suciedad y ropa rota que no le favorecía.

Sin darme cuenta ya iba media cuadra por delante de la casa y me llené de ganas de volver ahí, me metí entre los arbustos que estaban enormes y que en su mayoría eran plantas secas y espinas que adornaban el patio.

Me acerqué a la puerta y después a las ventanas para poder observar que había dentro de la famosa casa y para mi sorpresa no pude ver nada, sólo muebles tapados con mantas y una televisión encendida que pero que no tenía señal, puntos negros era lo que se podía apreciar.

El miedo comienza a invadir mi ser y sentí algo detrás de mí, una presencia y por primera vez en toda mi vida, no tuve curiosidad de voltear hasta que escucho una voz en una tonalidad gruesa, se escuchaba claramente que la persona que me habló estaba molesto. –“No deberías de ser tan curioso, los mitos y las leyendas no existen, te sugiero que te vayas antes de que me enjuicien por golpear a un menor”

Aún sin voltear contesto: -“Mi intención no es molestarlo, no creo en las leyendas, la realidad es menos caótica que la imaginación de la gente, eso es seguro.” Mi voz era temblorosa, no podía decir ni una palabra sin tartamudear.

-“Entonces si ya sabes eso, ¿Para qué viniste? Puedes sacar una fotografía y largarte, no creo que quieras una entrevista con un loco exiliado” No estaba seguro que era el señor Rivera, no quería voltear, me podía esperar lo peor.

-“Quiero saber ¿Cómo es que una persona pierde un juicio en contra del amor? El amor es el sentimiento más hermoso que cualquier ser humano puede sentir.” La curiosidad comenzó hacer de las suyas y yo quería hacer miles de preguntas pero sentía todavía el temor de que me podía pasar.

-“¿Crees que el amor es el sentimiento más puro, más honesto y que si sientes amor estás en la cúspide del mundo?” La voz de aquella persona comienza a ablandarse y es cuando decido al fin voltear.

-“¿Señor Rivera?” Preguntó en tono de sorpresa.

-“Soy el señor José Rivera y ¡No! Las cosas que se dicen de mí no son ciertas, pero contéstame muchacho ¿Crees que el amor es el sentimiento más lindo de todos?”

No podía creerlo, la leyenda justo en frente de mi pero no parece una leyenda, más bien parece una realidad, un claro retracto de lo que la vida puede llegar hacer.

-“Si señor, el amor es el sentimiento más puro, el ser humano cambia cuando logra sentirlo, incluso los perros pueden diferenciarlo y sentirlo.”

-“Que curioso, si le das de comer y tratas bien a los perros es obvio que te amarán pero ¿Qué pasa cuando alguien trata mejor a tu animal? ¿Qué pasa cuando alguien le da más comida de lo que tú puedes darle? ¿Crees que ese perro se quedará contigo o que se va a ir con quien le dé más? No muchacho, el amor no es como tu madre, abuela o maestra te lo han pintado, el amor es un arma de doble filo que puede llegar hasta tu ser si no sabes usarlo correctamente. Yo lo perdí todo por amor.”

Ante esa analogía me quedé totalmente en shock, no lo había pensado de esa manera pero aun así tenía muchas preguntas por delante.

-“El amor no se trata de ver quién da más, el amor se trata de lo que uno puede lograr hacer o puede llegar a ser, el amor es un motivante de lo extraordinario y de lo desconocido, el amor, el verdadero amor vive en el corazón.”

-“El verdadero amor no reside en un corazón, se encuentra en las acciones y en las decisiones que tomamos. Una apuesta, un juego de azar, eso es el amor, no llega por el destino llega por la estrategia y plan de vida que utilices, si una persona ofrece más que otra gana, si una persona trata mejor a otra gana, así es el mundo del amor no lo que tú piensas.” El tono de voz comenzó a ponerse más alto y la voz más gruesa y en ese momento el señor me hizo a un lado para poder abrir su puerta.

-“Mira hijo, el amor es algo que a través del tiempo ha perdido sentido y valor, el concepto que tú tienes funciona igual que los mitos y las leyendas, sólo se desempeña bien en las mentes de las personas porque los mantiene ocupados buscando algo que jamás encontrarán, como tú, llegaste aquí por algo y te vas con las manos vacías.”

-“Se tomó un poco de su tiempo, se ve que está bastante ocupado y me voy con eso.”

-“¿A qué viniste realmente muchacho?”

-“No entiendo cómo es que el “Abogado del amor pierde un juicio contra el amor.”

-“Perdí ese juicio porque no supe como jugarle al amor, no sabía a qué o a quien apostarle y perdí en más de una ocasión. No importa como trababa a mi perro, se iba con alguien más, no importa que tanto pudiera dar, siempre perdía y la gente se equivoca, no tuve cuatro juicios contra mis ex esposas, tuve cinco juicios en contra del amor y perdía y perdía porque al igual que tú, tenía un concepto erróneo del amor. ¿Sabes por qué me dicen “El abogado del amor”?”

-“No tengo ni idea.” La curiosidad me invadió por completo y no podía esperar la respuesta.

-“Me dicen así porque yo intenté encontrar al amor en cuatro ocasiones, yo defendía a capa y espada al amor creyendo que era bueno, creyendo que podía ganar pero te diré algo, jamás defiendas al amor, no ganarás, nadie lo ha hecho y nadie lo hará y es por ello que acepto mi condena, sabía que si perdía ese quinto juicio mi vida se terminaba y ahora sólo dejo pasar el tiempo, algún día terminaré de pagar esta condena, quizá sea cuando este techo caiga en señal de que de amor las personas no viven ni las cosas se mantienen.”

Sigue a Mario Revilla en Instagram: mario.revilla07

https://www.instagram.com/mario.revilla07/?hl=es-la

Te dejamos un breve reportaje que le hicimos a Mario.

La literatura Guanajuatense tiene un digno representante, Mario Revilla.

La imagen puede contener: Mario Revilla, sonriendo, sentado e interior

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

La imagen puede contener: 1 persona, sentado

Comentarios

Comentarios